El destino del Plata

IMG_1242

Estaba fatigado. Sin viento, había puesto en marcha el motor para asegurarse llegar a amarrar dentro de la próxima media hora. El tiempo le sobraba. La millonaria mercadería clandestina estaba casi asegurada. Se salvaría para toda la vida. Pensaba festejar grandemente esa noche en la zona del Tigre. Pero su fatal suerte puso un sorpresivo límite a sus planes. El motor hizo una leve explosión. En modo inesperado se apagó al mismo tiempo que el corazón de Javier. El timón cedió al leve oleaje mientras una brisa suave dirigía la embarcación lentamente hacia el juncal. En apariencia, solo la luna llena había sido testigo del extraño fin del capitán del “Kiwind II”. En apariencia …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s