Lleno total

img_5704

El público que llenaba la sala no cesaba de aplaudirla de pie. Al unísono los concurrentes clamaban para que suba el telón una vez mas y lograr los últimos gestos de salutación de la figura. Sabían que la estrella ya no brillaría de nuevo en los escenarios locales. Los teatros del mundo aguardaban ansiosos el desembarco de la compañía que le había programado su destino por los próximos tres años. Mientras esperaba el último contacto con la bulliciosa afición ella miraba como su representante la aplaudía emocionado, adelantando el adiós …

Anuncios

Heroína interior

img_4118

Darle un sentido heroico a su vida era algo en lo que se empeñaba. Creyó útil inspirarse en vidas que ya pasaron, que ya no están y que tienen un lugar en la cultura colectiva. Leyó sobre ellas. Algunos de los personajes que estudiaba se habían dado el derecho de sacrificar otras vidas considerando que su sentido era más importante que el de aquellas. Le pareció algo indigno e inhumano. Ese extremo la llevó a pensar que no encontraría una razón para vivir en la historia y reconocimiento de otros. Se concentró entonces en la fidelidad hacia lo que emanara de ella, desde muy dentro suyo. Olvidó la gloria y la cambió por satisfacción. Y luego de mucho buscar encontró la luz del modo menos pensado. Cerrando sus ojos …

El idioma de la risa

SALIDA DE EZEIZA FOTO 1La sonrisa no tiene idioma. La risa sonora, bien sonora, es decir, la carcajada, tampoco tiene lenguaje local. Es multinacional y cercana a todos. Acerca. Ellos buscan siempre reír, reír a carcajadas. Hacen lo posible por estar siempre allí, en los lugares donde cada uno se pueda reír permanentemente. Ese es su país sin fronteras. Los han catalogado en ocasiones de poco serios y hasta de vagos y holgazanes. No les preocupa.SALIDA DE EZEIZA FOTO 2 Ellos buscan siempre estar vivos entre risas, expresiones mezcla de alma y corazón vociferante sin patrones que dividan ni separen los colores; por el contrario, sus risotadas unifican sin solución de continuidad tiempos sublimes, pasajeros, como lo son todos los tiempos, en espacios risueños que amalgaman todo atisbo de escisión ideológica. La vida había sido hecha para ellos para reirse … a carcajadas …

Del sol al Tiempo

IMG_2475

Por las tardes se sentaba en un banco que le permitía ver al sol hundirse justo en el cauce del río. Se daba cuenta de que por más que quisiera detener ese rito natural no podría hacerlo jamás. Finalmente, consideró que eso era un símbolo revelador. Se convencía de que el Sol no era un dios, mas bien era un pequeño eslabón de ese infinito que en un punto nos regala un rato de vida. Cuando ya la oscuridad ganaba una vez mas la partida, empezó a buscar en su interior. Y empezó a dialogar con el señor Tiempo …

El amor de la niña del arroyito

unspecified-172

El croar de las ranas resonaba fuerte entre las plantas acuáticas y se elevaba en concierto a medida que el sol se retiraba. Ludmila imaginaba que bajo el agua vivía una criatura angelical con tres cabezas. Todas las tardes se sentaba allí, a pocos metros del arroyito, sobre el pasto, en silencio, envuelta en la música natural que rodeaba todo el jardín. Esperaba en vano. A pesar de sus intentos, su imaginación no era tan poderosa como para hacer emerger al bello ser trino y crear un diálogo. Lo esperaba en el plano de la realidad. Fue entonces cuando derramó la primer lágrima de su vida por un amor no correspondido …

Magnetismo invisible

Obama en la Usina 3

Todos querían reflejarse en él en ese momento. Con un magnetismo sin igual. Parecía que el universo entero conspirara para que el intercambio con el público en el auditorio de la ciudad de Santa María sea profundo y total. El hecho que el interlocutor sea zurdo hacía que sus suaves y convincentes gesticulaciones devolviera a los concurrentes la imagen de un espejo al que miraban con fijación. Mientras tanto, en el mas profundo anonimato, nacía un niño hijo de inmigrantes en la maternidad pública de las afueras de la ciudad …

Héroe de Buckingham

IMG_1496

Tenía que esperar el momento. El uniforme estaba ya completo con el gorro de piel negro bien calzado. Era un día azul en el palacio de Buckingham. A los dos minutos se inició la ceremonia de cambio de guardia. Fue entonces que el diminuto ácaro se desplazó en dirección vertical, desde la nuca hasta la parte superior de la cabeza de John, surcando con sus finas patas el cuero cabelludo del soldado. La picazón era incesante, crecía en intensidad junto con la transpiración. Se hacía insoportable. El estoicismo del guardia llegó a su límite máximo cuando el pequeño hematófago se detuvo y comenzó la succión …